Si no estas en Internet ¡NO existes!

tener-presencia-en-internet

La presencia en Internet se refiere tanto a la vida personal como a la profesional. Desde hace tiempo atrás se utiliza en las tarjetas de presentación una dirección de correo electrónico, aunque sea dentro de uno de los muchos servicios gratuitos. Esta presencia también se refiere a las cuentas que se abren en las redes sociales, que son usadas tanto para aspectos personales como para actividades empresariales.

Al considerar crear y mantener presencia en Internet, sobre todo con objetivos comerciales, profesionales o sociales, un aspecto de gran relevancia que debe ser considerado es la dirección o referencia con la que se invitará a clientes y usuarios a conocer nuestras actividades.

Una disyuntiva que se presenta en ese sentido es la decisión de contar con un nombre de dominio propio o ser parte de otros sitios genéricos, algunos de ellos en forma gratuita. Si bien parece lógico pensar que, así como la marca y nombre de modelo que se usan comercialmente para denominar instituciones, proyectos, iniciativas, productos o servicios, también sea importante registrar los nombres propios y sus derivados como nombres de dominio en Internet.

La alternativa es usar sitios genéricos, incluyendo algunas de las llamadas redes sociales, en los que se puede colocar alguna presencia de marcas, modelos y demás distintivos comerciales y sociales. Usualmente se considera que esta posibilidad representa un menor costo e inversión, puesto que se toman en cuenta solamente los costos de entrada, y no se incluye la sostenibilidad y mantenimiento.

Por el otro lado, registrar uno o varios nombres propios como nombres de dominio permite diseñar y publicar un sitio web administrado por la misma entidad que lo genera, ya sea con personal propio o por medio de la contratación de empresas dedicadas a esta tarea. También permite crear una cantidad ilimitada de cuentas de correo electrónica, y transmitir a los clientes, usuarios, proveedores y aliados, presentes y potenciales, la apropiación de una identidad única en el vasto ciberespacio y el concierto mundial.

El registro de nombres de dominio es muy diferente al régimen de marcas registradas, ya que son de naturaleza y origen distintos. Además de los procesos de registro, la ausencia de categorías, las políticas propias, el alcance nacional o mundial, y otros elementos, cualquier persona o entidad puede registrar un dominio que sea no solamente una marca o un nombre, sino hasta frases, lemas, slogans, campañas y otras variantes creativas.

Estas formas de uso de los nombres de dominio es válida para la mayoría de nombres de dominio de nivel superior, tanto genéricos como códigos de país. En muchos casos también se pueden registrar nombres y/o apellidos de personas naturales, lo que es muy ventajoso para las llamadas profesiones liberales, tales como abogados, consultores, médicos, etc.

Asociado a la presencia en Internet, ya sea por medio de nombres de dominio o en las redes sociales, se encuentra el tema de la reputación digital, entendido como las referencias a las menciones, sitio web, dirección de correo, escritos y publicaciones generadas por una persona o una institución, pública o privada. Obviamente, todos deseamos que nuestra reputación sea buena y se mantenga en forma positiva, tanto en la vida presencial como en nuestra vida en el ciberespacio.